El río que suena, reflejo del tiempo: Joaquín Díaz

- Documental -

Lo que opinan


Algunos de los testimonios de los entrevistados:


Es nuestro Pete Seeger. El hombre que no solo hizo una gran carrera sino que enseñó a mucha gente hacia dónde caminar, por dónde dirigir sus pasos cuando se querían meter en el folk.  

- José Ramón Pardo

 

Joaquín es el gran impulsor de lo que es el folklore en España, hay un antes y un después de la irrupción de Joaquín en este mundo, y él iba contracorriente porque en un principio nadie podía creer en él, ¿cómo va a haber un señor con una guitarra capaz de hacerse famoso, y cantando una canción del S. XVI, con un texto, a lo mejor, de Juan del Encina? Imposible. Bueno, pues ahí estaba Joaquín, perseveró, y lo consiguió.

- José María de Juana

 

Joaquín ha sido uno de los últimos en realizar trabajo de campo, en recorrerse el país con el magnetofón en busca de música

- Luis Delgado

 

Es una labor que tenía que hacer alguien, y la hizo él; él empezó y ese interés lo acercó a más personas

- Germán Díaz

 

Es como un sabio, un tipo que tiene una vocación inmensa y un legado imprescindible en nuestra cultura

- Martirio

 

Es un trabajo hermoso, hermosísimo, la dedicación de toda una vida al servicio de la canción

- Paco Ibáñez

 

Sus discos fueron una revelación porque, si bien los de otros cantautores eran de canción protesta, los de Joaquín no. Hablaban de las canciones de nuestros abuelos. Pero él las había purificado tanto, eran tan emocionantes, que tenían una protesta desde el purismo, desde la lírica

-Ignacio Sanz

 


Otros testimonios:


Joaquín Díaz aporta a la música española algo que apenas existe en nuestro país.

- Joaquín Luqui (1966)

Joaquín Díaz ha venido a convertirse en el único “folk singer” español. El único.

- J. Sinova (1967)

Y  así es Joaquín Díaz, un músico emocionante y emotivo, capaz de hacer de los sonidos cantados por el pueblo un misterio que cautiva las almas. Su trabajo, sortilegio callado y persistente, perdura y pertenece ya a los sueños más inexplicables de la vida.

Joaquín Díaz rescata y nos devuelve con transparente sensibilidad una hermosa memoria musical.

En 1984 asistiendo a una fiesta flamenca en una bodega de Jerez con cantaores de renombre, de madrugada Joaquín quiso agradecer cantando sus cantigas a los gitanos y era insólito contemplar sus caras, el respeto y el silencio escalofriante con el que le escuchaban…

- J. G. Sanabria (2014)